los alumnos

COMENTARIOS

Cuentan los que estuvieron

Después de mi primer taller hubo una revolución en mi vida. Dejé de guardar las emociones y lo que pensaba, para abrirme un poco al mundo.

Carla Medina – Periodista

¡Los talleres de Wendy me han cambiado la vida! Me han hecho reconciliarme conmigo misma, perdonarme, quererme... ¡y esa es una de las cosas más bonitas que alguien me ha podido dar!  

Enid "Pinky" Campos – Productora Chullachaki Cine

Excelente pedagoga, reinventándose siempre, explorando nuevas estrategias, innovando para que los alumnos encuentren, descubran, entiendan, asimilen, amen el arte del payaso, ese arte por el cual siempre ha luchado y cuidado con tanto detalle.

Santiago Fagnani – Clown profesional (Argentina)

No es fácil abrir la puerta a las emociones, hay que tener una mano cuidadosa y gentil que te guíe. Admiro la mirada aguda para la técnica y para el cuidado del alma que acompañó cada taller. No tengo más que palabras de agradecimiento y profunda admiración por todo lo aprendido.

Alejandra Sanchez – Maestra

El clown me convenció que podía ser lo que quisiera ser, siempre que fuese real, de corazón. Conocer en el clown de la mano de Wendy es un viaje, no le puedo terminar de agradecer la generosidad con la que comparte su trabajo y  la sinceridad y entrega que pone en cada clase.

Jose Carlos Goytizolo – Comunicador y Clown

Wendy creyó en que había un payaso dentro de mí, y que juntos podíamos ayudarlo a salir. Toda mi vida le voy a estar agradecido por esa confianza. Con tiempo, esfuerzo (y mucha frustración) nació mi payaso. Y me cambió la vida. Hacer clown me ayudó a enfrentar muchas preguntas que tenía que hacerme para crecer, para entender mejor quién quería ser y qué quería hacer con mi vida.

Carlos Tello – Periodista, estudiante de doctorado y clown

Mis ojos se emocionan de felicidad cada vez que lo recuerdo. Salí saltando y silbando de alegría, ¡me cambió la vida!  aprendí a mirar y escuchar  desde mi corazón, a disfrutar más el presente, a sentirme más segura conmigo misma, me ayudó a perder el miedo a hablar y decir lo que pensaba. Me sentí viva y agradecida con la vida.

Marcela Ullón – Consultora en Experiencia del Cliente